Análisis Canción del Pirata ✍ José De Espronceda

¿De qué trata la Canción del Pirata? Interpretación y significado

Canción del Pirata cuenta la historia de un pirata temerario que capitanea su barco, un bergantín, entre los mares del siglo XIX. El capitán es buscado y perseguido por pirata (persona que navega sin permisos dedicado a asaltar otros barcos y a robar en las costas donde llega). Su actitud es cruel y despiadada, temido en uno y otro confín. Pero por contraste, este capitán se presenta en la pluma del autor como un paladín de la libertad y la justicia al que nadie puede detener, pues su valor y arrojo es total en su lucha frontal, contra ricos y poderosos.

Podemos decir que es un poema lirico, lleno de arrebato, pasión, impetuoso, arrogante, pero también muestra un desahogo para un hombre intolerante que no acepta normas de ningún tipo.

Es interesante como en los primeros versos, De Espronceda describe al pirata en tercera persona, para luego subirlo en las siguientes estrofas y hablar en primera persona. Aquí el poeta manifiesta su total identificación con los ideales rebeldes del pirata; es decir, con sus propios ideales.

José De Espronceda es probablemente el más representativo escritor del Romanticismo español, cuyo eje fundamental fue la libertad. Por tanto, vamos a conocer que características de este movimiento “Romanticismo” movieron la pluma de este poeta.

Destacan 4 características:

  1. La conciencia del “Yo” como entidad autónoma.
  2. La importancia del genio creador de un universo propio (el poeta creador).
  3. La búsqueda de ideales: Donde el héroe romántico el pirata que aspira ideales de amor, justicia, libertad y gloria.
  4. Rebeldía y libertad. Donde el poeta y su personaje (el pirata) anhelan una libertad absoluta rechazando normas sociales y que mejor manera de hacerlo que dando vida al poema “Canción del pirata”.

Vale destacar que este y otros poemas de José Espronceda fueron llamados canciones por su estructura, y dedicados a las personas más rechazadas por la sociedad de la época. En poemas canciones como: “El pirata”, “El mendigo”, “Ro de la muerte”, “El verdugo” y “El cosaco” ejecuta su intención, protestar contra una sociedad injusta.
Otras creaciones que destacan son: El estudiante de Salamanca, Poesías y el diablo mundo (1840). Hoy por hoy se considera a José De Espronceda un poeta revolucionario y romántico.

Poema

1

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

2

La luna en el mar rïela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Stambul:

3

Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

4

Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

5

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

6

Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo aquí tengo por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

7

Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.

8

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

9

A la voz de «¡barco viene!»
es de ver
cómo vira y se previene
a todo trapo a escapar;
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

10

En las presas
yo divido
lo cogido
por igual;
sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

11

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

12

¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me río;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna entena,
quizá en su propio navío.

13
Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

14

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

15

Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

16

Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por el mar.

17

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.»

Análisis de “Canción del Pirata” de José De Espronceda

Contexto histórico

José De Espronceda nace en el municipio Almadrejo ciudad española de la provincia de Badajoz, un 25 de marzo en el palacio del Marqués Monsalud (1808-1842). Sus primeros estudios los realizó en Madrid y su poema Canción del Pirata pertenece al libro titulado “Poesías”. Publicado en 1846 por sus amigos, 4 años después de su muerte. (Hay dudas sobre el momento exacto de su escritura, algunos especialistas dicen que fue escrito entre 1835 y 1840). Espronceda tuvo una vida corta, pues murió a los 34 años.

Interpretación estrofa por estrofa:

El tema es la libertad y la independencia, sin control ni ley.

“Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar sino vuela
un velero bergantín…”

Es una belleza el arranque de este poema, pues lo vemos casi volar sobre el mar, poderoso y digno de temer. La descripción de poderío que hace el poeta lo encontramos en las 3 primeras estrofas, donde además de presentarnos al velero Bergantín Bajel pirata también conocido como el Temido, nos habla del mar, la luna nocturna, el movimiento del viento y nos ubica en un punto del mundo (mar de Mármara, entre los estrechos de Bósforo y Dardanelos) entre Asia, Europa y a su frente Stambul. Donde, además; navegar sin temor es su consigna y no hay enemigo que sujete su valor.

Vale resaltar que en el primer verso de la segunda estrofa: La luna en el mar rïela, al reseñar a la luna como un personaje que acompaña la travesía, nos habla de “rielar” palabra que refiere al brillar la luna con luz trémula que provoca reflejos luminosos en el movimiento del mar. Con lo cual nos indica que estamos en una noche de luna con viento fuerte que desplaza al bergantín, mientras el capitán canta alegre su travesía.

A partir del 4º, 5º, 6º y 7º verso; humilla al poderío naval inglés y cien naciones, mostrando su barco como un dios de libertad, con la ley, la fuerza y el viento como aliado, despreciando a otros reyes en tierra que pelean “por un palmo más de tierra”. En este punto no hay dudas “en playa… ni bandera”; Bajel el pirata es el rey del mar por derecho y por valor.

Las estrofas 8º, 11º, 14º y 17º son muy importantes, pues podríamos describirlas como el estribillo de la canción:

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

En la 9º y 10º estrofa muestra en detalle del arte de escapar. Es un barco que vira y se previene a la voz alerta de ¡<<barco viene>>! (Frase que avisa que un barco enemigo se acerca). Ratifica que es el rey del mar. Y luego cuando a su presa ataca y vence, toma el botín y haciendo justicia lo divide por igual. No le importa la riqueza material, lo que importa es la belleza de no tener rival.

La 12º es única. Desafía la muerte con tal desparpajo que se ríe de sus enemigos y por respuesta les avisa que él, el capitán temido, los colgará en sus propios navíos. Para que posteriormente en la estrofa 13º ocurra algo inesperado, pues el autor nos presenta por primera vez una información de quién es; el que dirige el temido bergantín, cuando nos dice en voz del propio capitán:

“Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.”

En estos versos entendemos que el capitán del barco es un esclavo. Razones suficientes que lo elevan como paladín de la libertad. ¿Quién mejor entiende la libertad que alguien que ha sido esclavo?

En la 15º estrofa una palabra clave y poco conocida son los aquilones, pues refiere a Aquilo, que en la mitología romana es el Dios de los vientos fríos y tempestuosos del norte. Aquí el poeta nos define este verso como una melodía compuesta por vientos fríos de fondo e instrumentos que suenen como “el estrepito y temblor de los cables sacudidos, del mar sus bramidos y el rugir de mis cañones”. Sin temor a equivocarnos este verso nos muestra cómo suena el bergantín cuando navega. ¡Es impresionante! El texto sonoro que el poeta recrea.

                                                                       15

Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

16

Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por el mar.

En la estrofa 16º, el poeta integra ahora al campo melódico-sonoro, al trueno, que a un son violento junto al viento y al rebramar, nuestro amigo el capitán duerme “arrullado por el mar.”

Finalmente, repite el estribillo:

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.»

Figuras Literarias

  • Metáforas: “En la loma gime el viento”, “es mi dios la libertad”, Allí muevan feroz guerra ciegos reyes”, “Que yo soy el rey del mar”, “Y del trueno al son del viento”, “del negro mar los bramidos y el rugir de mis cañones”, “arrullado por el mar”, “Es mi barco mi tesoro”, olas de plata y azul”. “Mi única patria la mar.”
  • Sarcasmo: (ironía dar a entender lo contrario): “¡Sentenciado estoy a muerte! Yo me río…” . “Y al mismo que me condena, colgare de alguna antena, quizás en su propio navío”.
  • Imagen: “Que mi barco es mi tesoro”, “yo soy el rey del mar”
  • Imagen sonora: “el estrepito y temblor de los cables sacudidos, del mar sus bramidos y el rugir de mis cañones”
  • Aliteración: Rugir, rebramar, arrullado, negro mar de los bramidos.
  • Personificación: “la luna en el mar riela” “es mi dios la libertad”.
  • Hiperbole: (Cuando algo se le hace ver más grande de lo que es) “No corta el mar sino vuela”
  • Bimembraciones: “viento en popa a toda vela” “No corta el mar sino vuela”. Esta figura literaria se caracteriza por dividir una frase o verso en dos segmentos equidistantes, en la que las palabras incluidas pertenecen a una misma categoría gramatical. Es indudable que el viento lleva y eleva al barco como si volara a gran velocidad sobre el mar.

Como nota adicional; ¿sabes cómo se mide la velocidad en la navegación? se mide en nudos. Un nudo = 1,852 kilómetros por hora. (Km/h) // 1,150779 milla por hora.

Composición, Rima y Ritmo

La Canción del Pirata está compuesta por 17 estrofas. Las primeras 5 son de introducción. Siendo la 5º estrofa un estribillo que se repite en las estrofas 8º, 11º, 14º y 17º.

A partir de la 6º, la canción toma un desarrollo donde el pirata se compara con reyes ciegos insignificantes. El pirata ya en primera persona se despliega como hombre con derechos adquiridos, al cual hay que temer. No respeta ley.

Además, con capacidad de escapar “A la voz de <<barco viene>>”. Un barco y capitán con capacidad de maniobra casi sobrenatural, que solo puede hacer “el rey del mar”. El pirata no rinde cuentas a nadie, no permite control de ningún tipo, pero sí quiere dominar a los demás.  

En las estrofas 6º,7º y 8º el capitán se define como amo de sí mismo sin importarle el orden establecido.

A partir de la 10º estrofa; nos plantea como divide el botín entre los suyos dando mayor importancia a lo que llama “la belleza sin rival”. El sentirse único e invencible.

A partir del segmento 12º al 17ª comienza la conclusión: “¡Sentenciado estoy a muerte!” frase que usa para burlarse de sus enemigos, dice no importarle la vida pues como esclavo que fue ya la perdió. A partir del 15º, se muestra invencible a tal punto que ni el trueno, ni el violento viento, ni el bramar del mar despiertan su sosegado sueño. Para el Pirata capitán todo esto es el arrullo del mar.

La canción del pirata no tiene un orden métrico estricto, lo que si destaca es su famoso y acertado estribillo:

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.»

Otro aspecto a tomar en cuenta es que muchos versos tienen un cabalgamiento que no terminan la frase al final del verso sino que la llevan al siguiente, aportando un dinamismo al poema y movimientos musicales que lleva al lector en un ritmo acelerado.

«viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.”

«Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.»

“Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;”

Métrica

Utiliza 3 tipos de estrofas:

  • Octavilla de rima consonante o perfecta. Pues riman todos los sonidos a partir de la última sílaba acentuada. Con esquema abbcdeec

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

  • Octavilla de versos de 4 sílabas, con esquema: abbcdeec

Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

  • Sextinas de rima consonante con esquema abaccb

«Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

  • Estribillos escritos en cuartetas de rima consonante con esquema: abab

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Dato Curioso

Cabe destacar la diferencia de un pirata y un corsario. Un pirata roba y mata, no acepta reglas ni leyes lo podemos asociar con un delincuente del mar. Mientras un Corsario era hombre (en apariencia) “más respetuoso de la ley”. Pero también era un pirata, pero con visos legales. Por tanto, también mataba, robaba, pero contaba con cierto respaldo social de su país de origen. Muchas veces los Corsarios atacaban a los barcos piratas para robarles el oro que traían de América.

Más Análisis

Deja un comentario