Análisis Los Heraldos Negros – César Vallejo

“Los Heraldos Negros” es un poema del peruano César Vallejo que escribió cuando tenía 25 años. Forma parte de un primer libro de 69 poesías también titulado: Los heraldos negros. Como gran parte de su trabajo, destaca el dolor en la condición humana.

¿De qué trata el poema Los Heraldos Negros? Interpretación y Significado

El poema trata sobre la existencia humana como un espacio para el dolor inevitable, un dolor que acompaña la vida: Hay golpes en la vida tan fuertes… ¡Yo no sé!”.

Pero a la vez hace un reclamo a la fe cristiana a la que cuestiona de manera implacable. El yo lírico sufre “la resaca” como si el mismo Dios lo hubiese golpeado. De esta manera cuestiona la fe cristiana, la fe en Dios, y trata de mostrarnos su lucha individual por salir de tan difícil situación que tiene origen en una pobreza extrema; la cual enfrenta en lucha desigual, pues muchos son los golpes y zanjas que recibe su rostro y espalda que los compara con heraldos de muerte. Porque cada golpe recibido es un mensaje de muerte.

En este punto vale la pena plantear una idea. ¿Podía ser que este poema retratara la vivencia de un negro esclavo, mientras era golpeado y humillado bajo los ojos complaciente de una iglesia? “…de alguna fe adorable que el Destino blasfema”.

Según diccionario, la palabra heraldo” refiere a un mensajero que anuncia con su presencia la llegada de otra persona o grupo.

Pero, específicamente en este poema, destaca el sentimiento de culpa. Los versos se centran en el dolor de un ser humano, no sabemos si es hombre o mujer. Pero si percibimos su queja y su dolor. Cuenta las tragedias a las que es o son sometidos los seres humanos, a quienes considera frágiles y sensibles ante los acontecimientos que enfrenta y que lo superan. 

Poema

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

Análisis de “Los Heraldos Negros” de César Vallejo

¿Quién es el autor de Los Heraldos Negros? Contexto Histórico

El poema Los Heraldos Negros fue escrito por Cesar Vallejo entre 1915 y 1918 y entra en el género literario de la poesía social, donde se plantean problemas que afectan al hombre.

Aunque publicado en el año 1919, fue escrito mientras ocurría la primera guerra mundial (1914-1918). Impreso en una penitenciaría de la ciudad de Lima, en Perú. Trabajo que fue recibido con gran júbilo por la crítica y el público sudamericano. Se le considera una de las grandes obras de la literatura hispanoamericana.

Los heraldos negros es un poema lírico, perteneciente al romanticismo y modernismo. La mayoría de los versos son alejandrinos (14 silabas).       

En resumen, podemos decir que es un poema con mucha tragedia y tristeza, con una carga teológica rebelde, que es característica en los versos de Vallejo. Elegir como título: “Los heraldos negros”, aporta mayor fatalidad al mensaje que trae, que al final se trata de dolor y muerte.

Interpretación estrofa por estrofa

«Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!” verso que se repite al inicio y al final cuando se cierra el poema, haciendo un círculo. Con esto nos muestra que el yo lírico, no logra explicar todo el dolor y sufrimiento que quiere expresar en el poema.       

La primera estrofa nos plantea golpes, dolor, un Dios que golpea hasta el alma, es una estrofa llena de dudas y mucha angustia: ¡Yo no sé!. (Pero Dios no golpea, golpean los hombres).

Son Pocos; pero son…” así comienza la segunda estrofa, porque pareciera decir son pocos contra muchos. En otras palabras, son pocos los capataces “bárbaros Atilas” y muchos los esclavos, a los que se “…abren zanjan oscuras en el rostro… y en el lomo…” Capataces que pudieron ser también negros o también mensajeros negros. “Heraldos negros”.

En la tercera estrofa nos habla de las múltiples caídas de Cristo, torturado durante su pena, pero cierra en el siguiente verso “…con una fe adorable que el destino blasfema”. ¿Es una fe distorsionada en el destino de quien la vive, y por eso se comporta así, de manera blasfema? Una fe que reniega su origen. Y por eso golpea de manera sangrienta generando “crepitaciones” en la piel negra de un esclavo, al que compara con las crepitaciones del pan que “en la puerta del horno se nos quema”. Donde la constante es la impotencia cuando la vida se nos quema.

La cuarta estrofa:

Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

¡Dios…!.  Es como ver a un esclavo, … Pobre… ¡pobre!  que, siendo maltratado, ha sido tan adoctrinado, que aún se siente culpable, “como charco de culpa, en la mirada...” Bien acertado será terminar este análisis con el último verso del poeta; “Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!”

Algunos investigadores opinan que se trata de un poema que representa el dolor humano, (de manera general) el dolor de la humanidad, el dolor del mundo. Donde el yo lirico se encuentra imposibilitado para expresar ese dolor y asume la personificación de ese dolor en su persona. Es como si fuera un Cristo que lleva el dolor y el pecado de todos los hombres.

Figuras Literarias

  • Imágenes visuales y sonoras: Esos Golpes sangrientos”, “potros de barbaros Atilas”,” Los heraldos negros”, “Crepitaciones de algún pan que en la puerta del horno se nos quema”. “Los Cristos del alma”.
  • Anáfora: “Hay golpes en la vida, tan fuetes… ¡Yo no sé!/Golpes como del odio de Dios,… como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma… ¡Yo no sé!, “son pocos pero son”.
  • Símil: “Golpes como del odio de Dios”, “Esos golpes sangrientos son las crepitaciones de algún pan que en la puerta del horno se nos quema”. «Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas; o los heraldos negros que nos manda la Muerte».

! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada”, “empoza como charco de culpa…

  • Metáfora: “Los Cristos del alma”, “…se empozara en el alma”, “Heraldos negros que nos manda la muerte”.
  • Derivación:Y el hombre… Pobre… ¡pobre!”.
  • Aliteración: “Y el hombre…pobre…!pobre¡ vuelve los ojos como,              “sobre el hombro nos llama una palmada”, “vuelve los ojos locos, y todo lo vivido.
  • Exclamación: ¡Pobre!, ¡Yo no sé!
  • Paralelismo: “Son las caídas hondas de los Cristos del alma de alguna fe adorable que el Destino blasfema”, “Esos golpes sangrientos son las crepitaciones de algún pan que en la puerta del horno se nos quema”.
  • Metonimia: “barbaros Atilas”(se usó para designar una cosa con el nombre de otra)(Atila un líder guerreo bárbaro)

¿Cuántos versos tiene el poema?

El poema está formado por 5 estrofas, compuestas las 4 primeras de 4 versos y la 5º de un solo verso.

Ritmo y Musicalidad

Posee una musicalidad y ritmo en el lenguaje como cuando expresa refiriéndose a los hombres “son pocos pero son”, hay un ritmo en el son, son. También la encontramos en el verso; “vuelve los ojos locos y todo lo vivido…” . La utilización constante del … ¡Yo no sé! Agrega al poema además de incertidumbre una cadencia y estribillo que suma a la musicalidad.

Este ritmo y musicalidad es lo que caracteriza a los versos libres.

Composición y Rima

Son versos Alejandrinos.

Hay un predominio de rima Consonante. Solo en la primera estrofa: rima el 1º verso con el 4º verso, y el 2º verso con el 3º verso es con una rima Asonante. En la 2º estrofa: la rima está entre el 1º verso y el 3º verso, y luego el 2º verso con el 4º verso.

En la 3º estrofa: el 1º verso rima con el 2º y 4º verso. En la 4º estrofa: encontramos rima Asonante en el 1º y 3º verso y rima Consonante en el 2º y 4º verso.

Métrica

Hay/ gol/pes/ en/ la/ vi/da,/ tan/ fuer/tes…/ ¡Yo/ no/ sé!/= 14 sílabas (13 + 1)
Gol/pes/ co/mo/ del/ o/dio/ de/ Dios;/ co/mo/ si an/te e/llos,/= 14 sílabas
la/ re/sa/ca/ de/ to/do/ lo/ su/fri/do/= 11 sílabas
se em/po/za/ra en/ el/ al/ma…/ ¡Yo/ no/ sé!/= 11 sílabas (10 + 1)

Son/ po/cos;/ pe/ro/ son…/ A/bren/ zan/jas/ os/cu/ras/= 13 sílabas
en/ el/ ros/tro/ más/ fie/ro/ y en/ el/ lo/mo/ más/ fuer/te./= 14 sílabas
Se/rán/ tal/ vez/ los/ po/tros/ de/ bár/ba/ros/ A/ti/las;/= 14 sílabas
o/ los/ he/ral/dos/ ne/gros/ que/ nos/ man/da/ la/ Muer/te./= 14 sílabas

Son/ las/ ca/í/das/ hon/das/ de/ los/ Cris/tos/ del/ al/ma/= 14 sílabas
de al/gu/na/ fe a/do/ra/ble/ que el/ Des/ti/no/ blas/fe/ma./= 14 sílabas
E/sos/ gol/pes/ san/grien/tos/ son/ las/ cre/pi/ta/cio/nes/= 14 sílabas
de al/gún/ pan/ que en/ la/ puer/ta/ del/ hor/no/ se/ nos/ que/ma./= 14 sílabas

Y el/ hom/bre…/ Po/bre…/ ¡po/bre!/ Vuel/ve/ los/ o/jos,/ co/mo/= 14 sílabas
cuan/do/ por/ so/bre el/ hom/bro/ nos/ lla/ma u/na/ pal/ma/da;/= 14 sílabas
vuel/ve/ los/ o/jos/ lo/cos,/ y/ to/do/ lo/ vi/vi/do/= 14 sílabas
se em/po/za,/ co/mo/ char/co/ de/ cul/pa, en/ la/ mi/ra/da./= 14 sílabas

Hay/ gol/pes/ en/ la/ vi/da,/ tan/ fuer/tes…/ ¡Yo/ no/ sé!/ = 14 sílabas (13 + 1)

Más análisis

7 comentarios en «Análisis Los Heraldos Negros – César Vallejo»

Deja un comentario

Copy link